Archivo de la categoría: Reseñas

Reseña del libro “Acción Travesti Callejera Revolucionaria” en izquierdadiario.es

arton77937-0caf1

 

Acción travesti revolucionaria: Stonewall, realidades y ficciones

La reedición de “Acción Travesti Callejera Revolucionara: Supervivencia, revuelta y lucha Trans-antagonista”, seguida de “Fuego queer”, en ediciones de bolsillo de Editorial Imperdible, es más que oportuna en estos tiempos en el que el World Pride capitalino (este año ubicado en Madrid) parece haber domesticado lo que comenzó siendo una lucha sin tregua contra las fuerzas de un orden heteropatricarcal y capitalista de carácter marcadamente racista, una lucha que tomó muchas de sus estrategias de los movimientos negros y antifascistas.

La reedición de “Street Transvestite Action Revolutionaries: Survival, Revolt, and Queer Antagonist Struggle” no es solo una apuesta valiente de una pequeña editorial independiente, sino un testimonio necesario en estos tiempos de fracturas y también nuevos desafíos y esperanzas de cambio en el seno de la todavía maltratada comunidad LGTBQ, sujeta a nuevos recortes que llevaron a luchas continuadas contra la violencia policial, la desatención médica, el oprobio de la entonces llamada “mayoría moral” y el progresivo aburguesamiento de un sector de la comunidad LGTB, denunciado ya entonces con rabia por sus autoras.

Lejos de la nostalgia o el documento aséptico, ese libro cobra hoy la vigencia de un testimonio sangrante y una proclama a seguir adelante, a pesar del desprecio de sectores sociales que se han apartado de la línea de combate, bien sea la comunidad gay capitalina más conservadora, bien sea un sector de izquierda, todavía, en cierta medida, heterosexista y corto de miras o bien sea un movimiento racial que entonces ya se mostraba excluyente en cuestiones de género y diversidad sexual.

Hoy día cuando definimos ciudades como Burgos o Palencia como pre-Stonewall, queremos decir que no ha saltado esa chispa revolucionaria que lleva a considerar el 28 de junio de cualquier año como una fecha de lucha o posibilidad, como una fecha a apuntar en el calendario activista de los movimientos progresistas, y a la vista está. O, en el mejor de los casos y para quién pueda costárselo, unos días para festejarlo en Madrid, lo que está cada vez más lejos de ser acudir a una jornada de lucha sino a unas caras y cortas vacaciones.

Pero la pregunta incómoda que nos lanza este libro que da voz a las malogradas Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera, es que aquello no fue casi nunca una fiesta, sino un acto valiente de plantar cara no solo a la policía y el conservadurismo de la sociedad estadounidense del momento, sino también un grito de la trans latinas y las travestis callejeras contra el acoso y la corrupción de diversos sectores del empresariado aliados con el poder policial y parapolicial, capitalista y carcelario.

Es aquí donde la voz de Jennicet Gutiérrez, interpelando a un feliz presidente Obama, orondo por sus concesiones nupciales a la comunidad LGTB y ajeno a realidades de “la otra América” cobra un sentido de urgencia, de lucha por la vida y la dignidad, en plano real y simbólico, más allá de los dispositivos integracionistas o normalizadores de los que hace gala el Estado o las empresas o espectros comunitarios más oportunistas, tal y como ha denunciado Dean Spade en su lúcido ensayo “Una vida normal”.

Su lucha, que costó la salud o la vida a más de una de ellas (incluyendo a las autoras de este libro diminuto pero excepcional), hoy se ha visto disuelta en la memoria de un reformismo alarmante, una comunidad acrítica, despolitizada que, a su manera, empieza a reproducir los esquemas de exclusión de un sector del colectivo LGTB por raza, corporalidad o clase social o pertenencia grupal. Aquí y en los EEUU de Trump, donde las trans indocumentadas, sin recursos, nadan entre la precariedad, el acoso vecinal y la posibilidad del internamiento en centros especiales que no son sino centros de tortura de permanencia indefinida, después de largos años esperando obtener la nacionalidad allí donde residen.

La brecha por la libertad abierta en Stonewall por estas mujeres trans o gays y lesbianas sin techo puede reflejarse más o menos bien en algunos testimonios, pero falta algo, las voces subjetivas, irónicas y desgarradas que recoge esta pequeña recopilación de entrevistas, diálogos airados, réplicas y contrarréplicas, experiencias y manifiestos recogidos por la Editorial Imperdible.

Un libro pequeño pero brutal y bien documentado en su descripción de la pervivencia de la transfobia y el clasismo en una sociedad opulenta que solo da oportunidades vitales y sociales a una minoría blanca, casada y domesticada, dejando a gentes trans-fronterizas, combativas, críticas, en la cuneta de los derechos humanos, que siempre han sido negociables bajo los esquemas del heteropatriarcado capitalista y reblandecedor de realidades sangrantes e ideas de cambio real o participación activa en todos los ámbitos la vida pública.

En pocas páginas, pero con testimonios lúcidos y estremecedores la Editorial Imperdible nos acerca a esas calles donde se libraron y, aún más silenciosamente, se siguen librando batallas cotidianas contra la precariedad, la exclusión laboral, el miedo a salir del armario o la necesidad de organizarse en una comunidad diversa alejada de imágenes únicas y ejemplarizantes, consumistas o en presupuestos sociales asimilacionistas, dictadas por los de siempre.

Las luchas por la libertad sexual, la emancipación de las mujeres, la emancipación de las y los negros y la mejora de las condiciones laborales de la clase trabajadora no tienen una fecha de salida y ninguna película o ley de parejas o matrimonios les va a poner fecha de llegada. Basta con ver la homofobia renovada en Francia, el racismo en nuestras costas, las trans en los Centros de Internamiento para Extranjeros o el recorte en derechos sanitarios, sindicales, informativos y educativos en toda Europa. No está mal recordar todo esto, pero no hay mucho que celebrar comparando con todo lo que hay que conquistar o reconquistar.

Eduardo Nabal

Anuncios

Reseña del libro “Fuego Queer. Historia de la Brigada George Jackson y del colectivo gay anticarcelario Hombres contra el Sexismo (1975-1978)” en brasileiro en el blog de la Agência de Notícias Anarquistas (A.N.A.)

espanha-lancamento-fogo-queer-brigada-george-jac-1

Lançamento: “Fogo Queer: Brigada George Jackson e Homens contra o Sexismo”

Em 1971 morria assassinado pelas mãos dos seus carcereiros George Jackson, preso político do Partido Pantera Negra. O seu espírito foi recolhido, anos mais tarde, por um grupo heterogêneo de militantes da cidade de Seattle (Washington). A Brigada George Jackson conectou anarquistas, comunistas, maricas, fufas, heterossexuais, gente negra, branca e de ascendência nativa. A sua origem de classe muito baixa, com as habituais entradas e saídas das cadeias e a cotidiana repressão policial e social, era um dos seus pontos de união. O seu c ompromisso por atacar as instituições do Estado e destruir tudo aquilo que os oprimia de várias e múltiplas formas, foi o que os tornou um dos grupos armados dos Estados Unidos da conturbada década de 70.

A presente edição rompe com anos de desconhecimento sobre a história da Brigada, relegada ante o protagonismo que outros bandos armados como a Weather Underground ou o Exército Simbiótico de Liberação tiveram nessa época. A mistura das suas opressões com abordagens anticapitalistas e, uma vez na prisão, inserindo-as dentro da luta contra a cadeia, transformou-os num dos coletivos mais genuínos e explosivos das últimas décadas da história na luta contra o sistema.

Nos dias de hoje a maioria dos seus integrantes estão vivos e participam em coletivos anticapitalistas e antiprisões, procurando manter viva a memória da Brigada e a luta que tiveram mediante conversas, entrevistas e escritos, alguns dos quais vêm incluídos neste livro. Estamos perante uma ferramenta útil de inter-seccionalização de lutas numa época em que, quarenta anos depois, seguimos suportando um sistema racista, machista, sexista, heterocentrado, classista e autoritário, para cujo combate a inter-secç&atil de;o entre opressões continua sendo de vital importância.

“Vou dizer-te o que éramos: éramos uns vagabundos maricas”. Ed Mead.

Fuego Queer: Historia de la “Brigada George Jackson” y del colectivo gay anticarcelario “Hombres contra el Sexismo” (1975-1978), Ed Mead. Rita “Bo” Brown.

164 págs. Rústica 17×12 cm,

5 euros

ISBN: 978-84-617-7123-3


Reseña del libro “La Hoja áKRAta” en brasileiro en el blog de la Agência de Notícias Anarquistas (A.N.A.)

espanha-nova-edicao-a-folha-akrata-recompilacao-1

 

Nova edição: “A folha áKRAta. Recompilação de números. Introdução por Contrahistória.

“A folha áKRAta”, era o órgão de expressão e difusão do “Koletivo de Resistência Antiautoritária”, mais tarde “Koletivo Revolucionário Anarquista”. O K.R.A. foi um coletivo anarquista e autônomo de Madrid que se movia pelos bairros de Campamento, Paseo de Extremadura, Lucero, Batán e Aluche, integrado desde o principio de sua formação na Coordenadoria de coletivos “Luta Autônoma”.

Do boletim “A folha áKRAta” saíram 19 números, lançados de outubro de 1996 a janeiro-fevereiro de 2000, começando com uma tiragem de 1.500 exemplares para terminar com uma tiragem de 5.000 em seu último número.

Desde a distância entre os bairros se recebia cada vez que saia à luz com cumplicidade com o que ali se expunha, e com alegria ao ver que outros companheiros seguiam com um trabalho tão importante e necessário.

Não tinham papas na língua, eram anarquistas e autônomas, não deviam nada a ninguém. Escreviam com a linguagem da rua: claro, simples, direto e com contundência. Nestas páginas se recolhem não toda, devido a sua periodicidade e seu número de páginas, mas uma parte importante dos acontecimentos desses quase quatro anos que durou sua caminhada, assim como numerosos artigos de opinião, críticos e combativos.

Recomendamos abertamente sua leitura para conhecer a época em que transcorre sua trajetória, e sobretudo para nos dar conta que o que expõem segue igualmente vigente hoje, mesmo depois de 15 anos.

O coletivo “Contrahistória” nos situa em sua introdução no contexto de uma época onde a rua era o eixo principal da luta contra o Estado e todas suas estruturas dominantes, na qual nos bairros das cidades a contrainformação e a ação direta, a reapropriação de nossas vidas, eram armas básicas da resistência antiautoritária.

Editorial Imperdible, Madrid 2016

308 págs. Rústica 19×14 cm

ISBN 978-84-608-7241-2

 


Reseñas de libros en la revista “Ekintza Zuzena” nº 43.

ek 1.jpg

 

ek 2.jpg


Reseña del libro “Acción Travesti Callejera Revolucionaria” en el fanzine “Jauría” nº 2.

Desde las mayores profundidades de yankilandia, la Editorial Imperdible rescata las resistencias y vivencias del grupo STAR -Acción Travesti Revolucionaria Callejera-creado en el 1970, cofundado por les protagonistas del libro: Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera.

Eran travestis, racializades, extremadamente pobres, yutes callejeres, exiliades de sus familias, sin techo en ocasiones, demasiado alejades de la(s) norma(s), pero eso no les impedía vivir alegres y ser solidarias entre elles y su entorno: las calles de Greenwich Village (EEUU), donde sucedieron los famosos disturbios de Stonewall. Era una de las pocas zonas de la ciudad donde las poblaciones trans/travestis podían pasear un poco más tranquilas, a pesar de las leyes que penalizaban a las personas que expresaran unos géneros alejados de la cisgeneridad teórica de los documentos oficiales.

Esta mayor zona de confort no se debió a que la gente del barrio tuviera un máster queer-feminista, sino porque en esas calles había una presencia considerable de putes, travestis, trans, chaperes, racializades, bolleres, marikones, sexualidades no normativas, vagabundes, yonkies, migrantes, vendedores ambulantes… es decir, lúmpenes a más no poder, puros márgenes, para les que les trans eran parte de su cotidianidad —aunque esto no les eximía de ejercer otras violencias sobre elles— y no une demente tan extrañe como en otros ambientes más normales hoy en día donde las leyes, las carreras y los méritos son elementos a tener en cuenta. No jugaban con las cartas de la representación, quizás simplemente jugaban con las potencias de cada singularidad.

En referencia a los propios disturbios, elles explican cómo lo vivieron, con pelos y señales, y desmontan ciertos mitos que intentan vender ahora desde los círculos gays blanques más asimiliadores, tan normales que por querer ser normales hasta podrían ser ministros de defensa.
Y, con esta realidad, experimentan la necesidad de crear el grupo que da nombre al libro, STAR, para tejer una red autónoma de apoyo mutuo (quizás sin leer a Kropotkin) con otres trans, acogiéndoles en casa y asegurándoles alimento —mucho del mismo no comprado— o sacando dinero de donde no lo había para sacar a sus compañerAs de la cárcel.

A pesar de quizás vivir la sensación de ser demasiade travesti o trans en un lado y demasiade racializade en el otro, allá por donde iban pareciera que, para elles, el sol brillara y les afectara de una manera distinta, más alegremente, y eso nos transmiten sus entrevistas, panfletos y, en general, sus vivencias críticas y de rebeldía, recopiladas en el libro, tras esos magníficos pintalabios, bolsos y tacones subversivos que saboteaban lo esperado de cada corporalidad en cada esquina…
Transmitían la sensación de escapar de lo definible, para prueba Marsha, nombrarle y tratade generalmente en femenino pero en ciertas ocasiones también tenía alters ego y reivindicaba su identidad masculina. Devenir ingobernable e imperceptible desde las políticas de la representación.

El libro, a parte de acercarnos a la vivencia de Sylvia y Marsha, por elles transmitida en la medida de lo posible, permite nombrar las experiencias no vividas y contadas, esas experiencias de apoyo, amistad, interdependencia y cuidados (micro)grupales, ya se den en ambientes de hadas femmes del siglo XX o en la herejías con prácticas de brujería unos siglos antes, que si se analizan desde interpretaciones monosexuales, sanas, humanas, familiaristas, o binarias como hombre/mujer —blanques y coloniales en general— nunca podrán entenderse. Respetando las distancias de los contextos, nosotres nos preguntamos cómo podernos sentirnos atravesades por estas formas de vivir e interpretar el mundo, cómo en ocasiones no llevamos un mundo tan nuevo en nuestros corazones y cómo esto da lugar a que en algunos bailes les cismarikones conchófobos y les cisbolleres falofóbiques sean tan comunes.

Pero elles se lo pierden, no le(s) hagas caso, como diría Marsha. Seguiremos por elles, aullándole a la luna.

1a.jpg


Reseña del libro “La hoja áKRAta. Recopilación de números” en el periódico “Tierra y Libertad” nº 388, septiembre 2016.

fai


Reseña del libro “La hoja áKRAta. Recopilación de números” en el periódico “Todo por Hacer” nº 67, agosto 2016.

hoja akrata todo por hacer


Reseña del libro “Acción Travesti Callejera Revolucionaria” en el periódico “Diagonal” nº 270.

Star diagonal


Reseña del libro “Acción Travesti Callejera Revolucionaria” en el blog “La realidad escondida”.

De Stonewall a nuestros días. Una estrella QUEER: S.T.A.R.

bmowi4lfp

¿Qué es S.T.A.R. te preguntarás? Yo también me lo pregunté al empezar el libro del que voy a hacer la crítica. Sí, en la propia portada resalta ‘Street Transvestite Action Revolutionaries’. O lo que es lo mismo, “Acción Travesti Callejera (y) Revolucionaria”, aunque no se encuentre, yo le habría puesto el Y. Como me dijo la persona que me recomendó el libro, Mané Fernández, que es además una persona fascinante: ‘es corto pero es una joya’. Por supuesto, pero es más que una joya; es una perla que recuperamos del olvido, es un diamante en bruto contra todas las violencias reunidas en una que se llama OPRESIÓN, es un rubí como la pasión de la lucha de sus protagonistas, una esmeralda de esperanza por un mundo mejor sin persistente violencia (LGTB+fóbica), un zafiro que simboliza la eterna conexión entre quienes luchan por la igualdad entre personas sin rostro, ni sexo, ni sexualidad, ni identidad de género; personas sin etnia, sin diversidad funcional, sin religión; personas sin cuerpo pero sin duda, con un alma más poderosa que la de todos los líderes de la historia que hayan existido y existirán para reprimir la libertad. Esto nos involucra a TODES.

Este libro, que tan fácil me resultó de encontrar acertadamente en Traficante de Sueños, nos narra diversas historias que en general, rondan los disturbios de Stonewall. Y es cuando, leyendo este libro une misme se da cuenta de lo importante que es tener memoria y cuál fue el punto de inflexión para las reivindicaciones de la disidencia afectivo-sexual y de género. Lo digo de esta forma porque no deberíamos negar y/u ocultar ni siquiera inconscientemente, que ya existía una cultura suburbana, si no LGTB+, por lo menos LGT. Y si ello no nos llama la atención de por sí, es triste saber que a una de las protagonistas, Marsha P. Johnson, la encontraron asesinada en el río Hudson siendo la policía la que desatendería la investigación voluntaria y encubiertamente, pues se trataba de una disidente más de (identidad de) género, cuya expresión de género tanto chocaba con su sociedad.

Si bien he de decir que no estoy de acuerdo con ciertas políticas del movimiento QUEER radical (de raiz, que no extremista), es porque también hay que situarlas en contexto. El mundo sigue inundado por esa LGTB+fobia que Stonewall prometía exterminar, pero gracias a la valentía de Marsha y de Sylvia Rivera, podemos desarrollar nuestras vidas de forma un poquito más libre. tinComo decía, en declaraciones de Sylvia Rivera, aseguraba que su intención era destruir el sistema por ser capitalista y exterminador de toda disidencia, pero en ningún momento destruir o dañar a las personas que viven en el sistema. Efectivamente, y más como ecologista que soy, abogo por un movimiento internacionalista por la paz; aunque deberíamos ser conscientes que, incluso siendo Sylvia pacifista, resulta difícil no violentarse y oponer una fuerte resistencia cuando el acoso sistemático de la policía en forma de palizas y violaciones era (y es en algunos lugares a día de hoy) cubierto por las instituciones.

tin2

Si bien es una lectura con la que emocionarse con las redes de compañerismo que surgían (S.T.A.R. específicamente para las personas TRANS* y para las personas de expresiones de género no normativas) entre las décadas de principios de los 60 y finales de los 90, dicho compañerismo surgía más por la necesidad de supervivencia que por activismo LGTB+Queer como lo entendemos actualmente. Las personas Trans, al igual que los hombres gays con expresiones de género muy femeninas, solían encontrarse a los márgenes de la sociedad; eran personas repudiadas en sus casas de origen (no las pienso llamar “hogar”) y por tanto, huérfanas no literalmente tanto como ‘sin techo’. Las experiencias de estas personas que desde entonces ya construían, quizás sabiéndolo o quizás sin saberlo, el futuro movimiento internacional Queer, no se basaban en su disidencia afectivo-sexual o de género, aunque era un gran pilar.

Y lo más interesante de todo es que ello no les impedía disfrutar de los pequeños momentos de lucha, no les impedía tener su orgullo de reina, de Drag Queen; eso no les impedía ser reprimidas por los múltiples abusos de las autoridades, las palizas y las violaciones institucionales (físicas y de DDHH), pero sobrevivían y volvían a salir a la calle; NADIE podía pararlas, pararles. Tenemos mucho que aprender del pasado, aunque dejando la violencia a un lado y siendo críticos con el movimiento asimilacionista. ¿Asimilación por asimilación? ¿A qué coste? ¿Reprimiendo a nuestras compañeras? Ser críticos con el asimilacionismo de identidades disidentes por la creación de nuevas ‘normas’ represoras, de prejuicios y de estereotipos que incluso se reproducen dentro de la comunidad LGTB+, es un buen paso hacia la igualdad. ¿Tan difícil es dejar el odio de lado y respetarnos como nada más que personas? Vaya, qué QUEER me ha quedado eso.

Una pega que identifico en el libro es la gran falta de claridad en cuanto a las etiquetas, pero dándonos cuenta de que estamos en una lucha Queer donde la discusión sobre la definición de las etiquetas no merece realmente la pena. ¿Qué es para nuestras protagonistas la identidad “TRANS”? ¿Aquellas personas que hablan de “Trans”, presuponen el deseo de la reasignación de sexo o no? ¿Cuál es la diferencia que hacen entre travesti, transexual y transgénero? ¿En qué se diferencian las experiencias de personas Trans con personas Cis cuyos roles de género están ‘totalmente alterados’ según la norma de la sociedad? ¿Dónde queda para ellas la línea entre Drag Queen y el resto de identidades? Es muy interesante el reflexionar sobre estas cuestiones a lo largo de la lectura del libro, pero como digo, siempre recordando el contexto. Cuando te rompen la cara o las piernas con la porra de un policía, da igual qué identidad tengas, te están partiendo algo; en ese preciso momento, te da igual ser Trans, que gay, que lesbiana, que lo que seas, porque tu vida está en juego y tienes que defenderte para sobrevivir.

tin21

Si bien hay muchos países en los que ha cambiado la situación, tristemente en la mayoría de países aún persiste LGTB+fobia social, institucional, legal, sanitaria, educativa… y queda MUCHO pero MUCHO que hacer. Y gracias a Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson, si contamos con ellas en nuestro imaginario, nuestra lucha será más completa.

Gracias por vuestra lucha, la que es mi lucha también.
Sin violencia y siempre anti-capitalista, cosmopolita, feminista, LGTB+Queer, anti-fascista
y anti-racista, sin capacitismo ni especismo, sin edaísmo ni mierdas discriminatorias.
Por vosotras, por todas nosotras. ES LA HORA.


Reseña del libro “Acción Travesti Callejera Revolucionaria” en el blog ¡A callar perra!

accic3b3n-travesti-callejera-revolucionaria-libro

Acción Travesti Callejera Revolucionaria S.T.A.R

El pasado mes de mayo la Editorial Imperdible publicaba el libro Acción Travesti Callejera Revolucionaria S.T.A.R. (Street Transvestite Action Revolutionaries) grupo constituido con el objetivo de apoyar y defender los intereses de los disidentes sexuales de la ciudad de Nueva York que se encontraban en una complicada realidad de marginación social, miseria económica y discriminación.

La historia de S.T.A.R no se puede entender sin hacer referencia a Sylvia Rivera (1951-2002) y Marsha P. Johnson (1944-1992) fundadoras del colectivo y verdaderas protagonistas de esta crónica. Sylvia y Marsha como muchos transexuales de la época se encontraban en una difícil situación de discriminación debido a su condición. Para poder pagar el tratamiento se prostituían y para poder prostituirse tenían que consumir drogas, entrando así en una espiral autodestructiva que aumentaba su marginación y vulnerabilidad. Hartas de esta situación y de la violencia de la que eran víctimas habitualmente (cansadas especialmente de la brutalidad policial), comienzan un proyecto con el objetivo de proteger a las jóvenes transexuales que al igual que ellas, abandonaban muy pronto sus casas. Empezaron alquilando un apartamento donde los jóvenes pudieran alojarse y cubrir por lo menos unas necesidades básicas. Aconsejaban alejarse en la medida de lo posible de la prostitución y sobre los efectos de las drogas. Todo un trabajo de autoorganización y apoyo mutuo realizado sin medios, sin dinero y sin patrocinio de otros colectivos, sólo con la voluntad de dos personas que querían comenzar una verdadera revolución queer y transfeminista.

Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson vivían entre las fronteras de la discriminación sexual, racial y de clase, encontrándose con el rechazo de la mayoría de grupos políticos de la época. No hallaron compresión en la comunidad gay y lesbiana, tampoco entre los activistas por los derechos civiles. A pesar de ello nunca cesaron en su fuerte compromiso político ni en la práctica de la acción directa, participando y organizando numerosas protestas como la revuelta de Stonewall Inn (1969) que supuso una respuesta a la violencia policial, un duro golpe al orden establecido y un pulso ganado al patriarcado.

Este libro presenta una edición ampliada del original en formato fanzine traducido por Peligrosidad Social en el año 2014. La publicación cuenta con entrevistas, escritos y discursos de Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson: “Calladita estás más guapa“, “Putas sobre ruedas“, “Reinas en el exilio, las olvidadas“, “Parloteando con una travesti callejera revolucionaria“, “Travestis: tus hermanos y hermanas de la revolución“, “Travestis callejeras por el Gay Power“. Un interesante epílogo sobre el movimiento trans en la actualidad y un brevísimo repaso a la historia del mismo en el estado español concluyen esta edición.

http://acallarperra.com/